¿Cómo Cuba garantiza un turismo higiénico y seguro? - Mintur

¿Cómo Cuba garantiza un turismo higiénico y seguro?

PUBLICADO POR Ministerio de Turismo de Cuba EN Noticias EN noviembre 27, 2020

Para hacer efectiva la reapertura al turismo internacional en los primeros días del mes en curso, el hotel  fue sometido a severas evaluaciones  por comisiones de los ministerios de Turismo y de Salud Pública. FOTO: Juan Pablo CARRERAS/acn
Para hacer efectiva la reapertura al turismo internacional en los primeros días del mes en curso, el hotel fue sometido a severas evaluaciones por comisiones de los ministerios de Turismo y de Salud Pública. Foto: Juan Pablo Carreras Vidal

Guardalavaca, Banes.­–«Siempre me dije que este es el lugar más seguro para pasar las vacaciones en medio de la pandemia», afirmó, sonriente, la canadiense Linda Lamarsh, quien por estos días disfruta del confort y la hospitalidad que le ofrece el hotel Brisas-Guardalavaca, donde se ha alojado decenas de veces.

Al arribar a Holguín, por el aeropuerto internacional Frank País, en uno de los primeros vuelos de la línea aérea Air Transat, tras la reapertura de esta provincia al turismo internacional, notó la seriedad con que Cuba se ha tomado el cumplimiento de los protocolos sanitarios para contener la COVID-19. Entre las acciones que más pondera de aquel momento, está la prueba pcr realizada a los viajeros en la terminal aérea.

Cuando poco tiempo después puso los pies en el hotel, sintió la siempre creciente sensación de encontrarse en familia, pero como lo cortés no quita lo valiente, recibió una detallada información sobre las medidas higiénico-sanitarias a cumplir. Al mismo tiempo, le esclarecieron que los resultados de la prueba pcr le serían comunicados en las siguientes 24 o 48 horas, periodo durante el cual no podría salir de la instalación hotelera.

CONTROL, PASO A PASO

Si ofrecer cordialidad es parte del comportamiento de etiqueta del director comercial del hotel, según se aprende en los cursos de formación, al joven Noel Fernández Cueria, atender bien a las personas que lo contactan le viene por su carácter afable.

Antes de entrar en detalles sobre las acciones que siguen en el establecimiento con los turistas extranjeros recién llegados, aclaró que, de acuerdo con los procedimientos que aplica Salud Pública, un segundo pcr se les realiza en caso de que resultara positivo a la enfermedad alguno de los pasajeros del avión en el que llegaron a Cuba.

«A su llegada al hotel, luego de descender de los ómnibus, los clientes son informados de las reglas sanitarias a cumplir. Acto seguido, cumplen un minucioso proceso de desinfección antes de pasar al área de recepción. Eso incluye manos, calzado, equipaje. Quede claro que se les toma la temperatura.

«Durante el registro de entrada también hay rigor sanitario. Una barrera de material acrílico transparente media entre visitantes y quienes les atienden. Aquí permanecen protegidos con el nasobuco, igual que en restaurantes, oficinas de relaciones públicas, salas de juego y en cualquier otra área cerrada».

Los procedimientos que se siguen revelan que «no hay cabos sueltos», expresión marinera que sugiere el aire con olor a mar que llega a todos los espacios del hotel. Sobre la base de lo que ocurre en un área donde varias personas disfrutan de refrescantes bebidas, explicó que, en el caso de los bares, los camareros acuden directamente a las mesas, para evitar el acceso de los clientes a los mostradores o barras.

«El servicio de bufet también es asistido. El comensal puede comer lo que desee, sin límites de acceso a los alimentos, pero no puede tocar las pinzas. Estas son manipuladas por trabajadores del restaurante al que acudan».

En las piscinas y sus alrededores tampoco hay descuidos. En el horario del mediodía son sometidas a desinfección detallada. Blanco priorizado de esa acción son las tumbonas y los muebles que emplean para descansar los turistas, lo que no quiere decir que exista descuido con el resto de los objetos. Para las tumbonas distribuidas sobre la arena de la playa, las embarcaciones y demás medios de recreación mediante renta, existen idénticas reglas higiénicas.

«Cada habitación pasa por la más profunda desinfección a la salida del cliente y no se le da uso en las siguientes 24 horas. Ese es el tiempo que se emplea para limpiar los mandos del televisor y del equipo de aire acondicionado, el teléfono, las llaves del agua. En fin, se procede así con todos los objetos y superficies que probablemente haya tocado la persona que estuvo allí.

«Cuando el nuevo cliente se instala, aprecia que se ha retirado parte de la lencería, motivo por el que las camas están desprovistas de sobrecamas. Tampoco hay colchas o frazadas, que se entregan a solicitud,  para evitar que se emplee una con la que tuvo contacto otra persona».

VIGILANCIA ENTRE MUCHOS

Posiblemente, Juana Silva Reyes es la persona que más sitios del hotel recorre cada día. Actúa así porque es la especialista de Seguridad Higiénica de Establecimiento de Alojamiento, un cargo de reciente aparición en el quehacer turístico.

Su tarea consiste en supervisar el cumplimiento de los protocolos sanitarios y la materialización de los planes de medidas. Por eso está al tanto de las pesquisas que se realizan para detectar a clientes con posibles síntomas de la COVID-19, de la disponibilidad de sustancias químicas y de medios en general para la desinfección en el interior de los ascensores, los baños y cualquier otro lugar al que acceden los turistas.

Es alta la responsabilidad del trabajo de las enfermeras que cubren turnos de 24 horas en el puesto médico del hotel. Magalys Hidalgo Hechavarría explicó que comienzan a las 6:30 de la mañana, con el arribo del personal de la instalación a la garita principal. Allí toman la temperatura a cada trabajador y buscan posibles síntomas de la COVID-19 o de cualquier enfermedad respiratoria. Si los detectan,  no se da acceso.

«Luego asumes lo que ocurre en el hotel con los huéspedes.  Mañana, que descanso, es día de arribo de turistas canadienses. La compañera de guardia será la responsable de hacer las pesquisas correspondientes con la responsabilidad de cuidarse a sí misma».

No se siente sola. La acompaña Migdania Pupo Artiga, especialista en Higiene y Epidemiología, trabajadora del policlínico César Forner Fruto, del municipio de Banes, quien representa a la Salud Pública de ese territorio y también supervisa el cumplimiento de los protocolos sanitarios.

«Como se aprecia, la vigilancia sanitaria tiene un fuerte componente colectivo y todos sabemos qué hacer», describió Magalys Hidalgo. Mayra Rodríguez Batista, directora del Brisas-Guardalavaca, explicó que para hacer efectiva la reapertura al turismo internacional en los primeros días del mes en curso, igual que sucedió con la reanudación de las operaciones con clientes nacionales, el 23 de julio pasado, el hotel  fue sometido a severas evaluaciones  por comisiones de los ministerios de Turismo y de Salud Pública.

«Nos otorgaron la certificación de Turismo Higiénico y Seguro cuando se cercioraron de la objetiva implementación de los protocolos sanitarios establecidos y de la preparación del personal para hacerlos cumplir».

DISPOSICIONES DE CUBA PARA EL CONTROL SANITARIO INTERNACIONAL EN LA NUEVA NORMALIDAD

  • Se han fortalecido la asistencia médica y la vigilancia epidemiológica en las principales instalaciones turísticas del país las 24 horas.
  • Todo turista internacional que arribe a Cuba y se hospede en un hotel o casa de renta, solo se deberá realizar una toma de muestra para PCR a su arribo al país.
  • Se establece una tasa sanitaria por los servicios de Control Sanitario Internacional que realizan las autoridades de Salud Pública en los aeropuertos, puertos y marinas internacionales a las personas que arriben al territorio de Cuba, para prevenir la propagación internacional de las enfermedades. (Resolución No. 293-2020, que entrará en vigor a partir del próximo 1ro. de diciembre).
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Translate »
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x